Oct 17, 2017

Para avanzar en la mesa de negociaciones es indispensable generar confianzas y pertinente el desescalamiento del conflicto. Luego del inicio de la fase pública de la negociación aún persisten los hechos violentos tanto de parte del Ejército Nacional como del ELN. Desde el Cinep/PPP hemos recopilado algunas noticias que evidencian el aumento de las incursiones y el escaso compromiso de las partes para llevar a buen término las conversaciones.

Para Víctor Barrera, investigador del Cinep/ PPP, "el ELN no le quiere dar la importancia que se merece al tema del desescalamiento, lo que quiere es participación. Para el Gobierno los dos temas son fundamentales, no puede haber participación en estas condiciones de inseguridad”. Según el investigador existe un desacuerdo  en cuanto a la valoración que se hace respecto al desescalamiento y al tema de participación. Eso sumado a  la dificultad de desescalar de manera rápida, dice. Barrera afirma que la naturaleza federada del ELN impide tener certeza sobre  qué tan consistente pueda ser un cese unilateral.  “Hay dudas acerca de si lo que diga el Comando Central va a ser acatado por todos sus frentes y bloques teniendo en cuenta esas variaciones territoriales. La mesa está atrapada en un equilibrio pernicioso para ambas partes, precisamente porque cada una asume que la otra no tiene compromiso real", indica el investigador de Cinep/PPP.

 

Jennipher Corredor
Equipo de Comunicaciones

 

 

 

A comienzo del mes de julio la mesa de negociaciones presentó el comunicado conjunto N°80, donde se acuerda que el Gobierno Nacional elaborará un proyecto de ley de garantías y promoción de la  participación ciudadana y de otras actividades que puedan realizar las organizaciones y movimientos sociales. Con este cometido se solicitó al Consejo Nacional de Participación apoyarse en las organizaciones Foro Nacional por Colombia, Viva la Ciudadanía y Cinep para presentar los lineamientos y criterios para el espacio de participación, garantizando una representación equilibrada y pluralista.

El  22 de julio los investigadores Magda López y Marco Fidel Vargas, delegados del Cinep, llegaron a La Habana junto otros cuatro representantes de las demás organizaciones para socializar los parámetros y presentar el documento de procedimiento de cómo convocar el espacio de carácter nacional de participación ciudadana. Ver nota NC Noticias (https://www.facebook.com/ncprensa/videos/1579329965696729/)

Cada una de las delegaciones se reunió con los representantes para conocer los criterios del documento e intercambiar percepciones, para la delegación de las Farc el tema más relevante sobre la participación ciudadana es la conexión entre la movilización y la oposición políticas así como la independencia en el ejercicio de veeduría por parte de la ciudadanía. Por su parte el Gobierno tiene expectativa sobre  la necesidad de brindar un espacio equilibrado, pluralista donde se reúnan todas las voces de los actores que se manifiestan en los distintos escenarios.

En cuanto a la visita a La Habana, el investigador Marco Fidel Vargas  aseguró que“tenía un carácter más de diplomacia y de cuidado para tejer relaciones de confianza”. Magda López, destacó  que la invitación hecha a Cinep “es por el acumulado histórico en investigación desde los diferentes frentes de trabajo y el fortalecimiento de la mirada sobre el conflicto armado colombiano y  la labor territorial, el trabajo de Cinep se reconoce de manera robusta y encuentra resonancia en diferentes actores que hacen parte de la mesa”.

Si bien la invitación que se hace a Cinep incluye la trayectoria, también se tuvo en cuenta el trabajo recientemente realizado junto con Foro Nacional por Colombia, Viva la ciudadanía, Pastoral social, Transparencia por Colombia en el desarrollo del proceso modelo para anexar el tema de arquitectura institucional de participación ciudadana en los espacios  de reconciliación y convivencia.

Del 10 al 12 de diciembre de 2015 se realizó en Tame, Arauca, el IV Foro Internacional Horizontes para la Paz y la Reconciliación.

Un comunicado del ELN que anunciaba un paro armado de 72 horas empezó a circular justo en el momento en que la Caravana por la Paz se disponía a salir hacia el departamento de Arauca. El panfleto resultaba dudoso si se tiene en cuenta que el objetivo de la Caravana era difundir el esfuerzo que se hacía, desde Arauca, para promover el diálogo entre el gobierno y el ELN.

A pesar de las dudas, los ánimos no mermaron y, tras un tiempo de comprobación con líderes de la región y la fuerza pública, todo apuntaba a que el comunicado era falso y que las cosas en el departamento de Arauca se encontraban en absoluta normalidad. Finalmente la Caravana tomó camino. En efecto, un día después, el ELN emitió un comunicado –esta vez auténtico- que negaba de manera tajante el panfleto anterior.

Con el eslogan de «Por una paz completa», la Caravana pasó primero por los departamentos de Boyacá y Casanare para hacer la primera parada en Saravena. En la Caravana estaban, por supuesto, los representantes de la Iglesia Menonita Katherine Torres y Agustín Méndez, el Comité de Solidaridad con los Presos Políticos, el CINEP/PPP y el Frente Amplio por la Paz y la Democracia. En la primera estación en Saravena se sumaron los representantes de organizaciones locales de jóvenes, adultos mayores y población discapacitada, donde se hizo un llamamiento público para que el ELN se integrara a la mesa de diálogo de La Habana.

El primer día terminó con un recorrido por Fortul y finalmente, la llegada a Tame. Al día siguiente, desde las diez de la mañana empezó el IV Foro Internacional Horizontes para la Paz y la Reconciliación. El objetivo del Foro era abrir un espacio de participación a la sociedad civil en procesos de transición hacia el escenario de posacuerdo; en el evento también estuvieron presentes las autoridades locales y la fuerza pública.

Conviene detenerse aquí para resaltar los puntos importantes en el Foro, ya que hay asuntos que preocupan particularmente a la población. Primero, la necesidad de implementar políticas públicas efectivas para la juventud, puesto que en un escenario de posguerra el crecimiento de la criminalidad es un fenómeno probable. A esto se le suman otros problemas como el alcoholismo, el consumo de drogas y la prostitución. También, desde la población campesina se habló de la precariedad del agro en el departamento y las preocupaciones por la seguridad de los trabajadores rurales.

Por supuesto, también se habló del papel de los sectores interesados en continuar con la guerra. Ya que la inversión en el aparato armamentístico le ha significado ganancias a cierta parte de la sociedad que se dedicó a conformar grupos de autodefensa para defender la infraestructura. La economía de extracción le ha costado al departamento una reducción importante de sus recursos naturales y un conflicto que llegó a disputarse con las armas. Adicionalmente, se contó con intervenciones de expertos de México, Nicaragua y Canadá para discutir lecciones y contribuciones al proceso participativo de Arauca y el país.

En conclusión, se destacó el papel de la juventud, que tiene la responsabilidad de continuar la labor de organización y que debe ser definitivamente incluida en un escenario de transición hacia el posconflicto. Se reivindicó el papel del campesinado, que ha quedado paulatinamente abandonado en los últimos años y ha sido uno de los sectores que más ha sufrido la guerra. Por último, se reafirma el llamamiento esencial de la actividad: promover el diálogo entre el ELN y el Gobierno, con el fin de incluir a todos los sectores de la población en la mesa de diálogos.

 

Diego Alejandro Caro
Lukas Spahlinger

Equipo ciudadanía y paz