May 27, 2017

Hace veinte años fueron asesinados en Bogotá, los investigadores del CINEP/Programa por la Paz: Mario Calderón Villegas y Elsa Constanza Alvarado Chacón y su padre el Ingeniero Carlos Alvarado Pantoja. Sobrevivieron a esta masacre, la mamá de Elsa, Elvira Chacón, quien fue herida y el bebé de dos años, hijo de Mario y Elsa.

Como ayer, infortunadamente hoy, millares de asesinatos semejantes suceden en Colombia; impunes, bajo el manto de la inoperancia de la justicia, la presión de quienes la manipulan y la omisión de los indiferentes. Según el último informe del Banco de Derechos Humanos y Violencia Política del CINEP, durante el año dos mil dieciséis en Colombia los grupos ilegales del paramilitarismo realizaron quinientas cincuenta victimizaciones, mientras que la policía sumó quinientas cuarenta y ocho, y los grupos armados no identificados realizaron ochocientas treinta y tres.

Un total doloroso y vergonzoso de 1.931 victimizaciones, que, en su mayoría, para el caso de los paramilitares fueron amenazas y ejecuciones. Para el caso de la policía, los mayores hechos de victimización fueron los heridos y detenidos arbitrariamente. Y para el caso de los actores armados no identificados, las victimizaciones se concentraron en asesinatos y amenazas.

Las víctimas en su mayoría son: líderes campesinos y cívicos, miembros de juntas de acción comunal; indígenas, población LGBTI; comunidades negras; líderes del Polo Democrático y de Marcha Patriótica; de organizaciones de víctimas; sindicalistas; líderes de restitución de tierras y ambientalistas, defensores de derechos humanos y maestros. ¿A quiénes les interesa victimizar a los líderes sociales que reivindican sus derechos? ¿Por la magnitud de las violaciones se las puede calificar como casos aislados? ¿Las autoridades civiles, de policía, los organismos de investigación y control no tienen la capacidad para manejar a los actores estatales y para estatales que realizan estas violaciones? ¿Estamos condenados a vivir bajo el miedo mientras están conculcados nuestros derechos ciudadanos? ¿Es esta una nueva fase de la guerra sucia sobre el movimiento social que busca el sometimiento frente al reclamo justo de los derechos?

Jesús en el sermón de la Montaña nos dice “Bienaventurados los que tienen hambre y sed de Justicia, porque ellos serán saciados… Bienaventurados los que padecen persecución por la Justicia, porque de ellos es el Reino dé los cielos”. Jesús nos pide que busquemos con todas nuestras fuerzas la Justicia pues al hacerlo Él estará con nosotros en la lucha contra todos aquellos que solo buscan sus intereses egoístas, pero no quieren el Reino de justicia y amor.

 

Luis Guillermo Guerrero Guevara Director CINEP/Programa por la Paz

Los amigos de la guerra están buscando nuevos escenarios para defender su riqueza y acrecentarla. Las potencias mundiales muestran sus garras desafiantes y buscan multiplicar aliados para reforzar sus causas. El ataque con misiles ordenado por el presidente Trump contra Siria ha generado una tensión negativa en el mundo. Para entender este difícil contexto es necesario remitirse al largo conflicto del medio Oriente o conflicto árabe, y que pasa por dos grandes asuntos: las diferencias religiosas y culturales entre musulmanes, judíos y cristianos, y, en segundo lugar, los intereses de las potencias mundiales por los territorios que contienen los recursos energéticos, especialmente el petróleo.

El pretexto que ha reavivado esta tensión mundial es la guerra civil en Siria, entre rebeldes y simpatizantes de Bachar Al Asad, un dictador, hijo de otro dictador, y que ha puesto en juego la debilitada y aparente paz mundial, lo que puede derivar en una guerra de grandes proporciones, difícil de controlar por organizaciones mediadoras como la ONU, pues ella ha perdido por completo el liderazgo para generar acuerdos útiles y efectivos entre los países miembros. En consecuencia hoy estamos en manos de líderes mediáticos, mesiánicos, impulsivos, incoherentes, gestores corruptos de grandes fortunas económicas personales y poco preparados para dirigir un Estado y generar relaciones internacionales tolerantes, respetuosas e inteligentes. Tanto Trump, como Putin presidente de Rusia y Kim Jong-un, mandatario de Corea del Norte, son fieles representantes de este tipo de supuestos estadistas. De ellos, cualquier salida se puede esperar, pero lo más crítico es que organismos como la Unión Europea, la OTAN, lo mismo que muchos países con intereses, como Israel y hasta nuestro gobierno colombiano, los han respaldado, porque saben que están en juego muchos intereses económicos.

No hay duda, se vienen años difíciles y lo más angustioso es que no abundan líderes ni instituciones mundiales que promuevan espacios de reconciliación, hoy todos quieren defender a todo costo sus dominios económicos, hacer un desarrollo sin gente, unas sociedades empobrecidas y sobrantes, peor que esclavos; y una dinámica cada vez mayor de crecimiento de riquezas en pocas manos. En el Mensaje de Cuaresma de este año el Papa Francisco nos recuerda: “El apóstol Pablo dice que la codicia es la raíz de todos los males. Esta es la causa principal de la corrupción y fuente de envidias, pleitos y recelos. El dinero puede llegar a dominarnos hasta convertirse en un ídolo tiránico. En lugar de ser un instrumento a nuestro servicio para hacer el bien y ejercer la solidaridad con los demás, el dinero puede someternos a una lógica egoísta que no deja lugar al amor e impide la paz”.

* Editorial presentada el domingo 2 de abril del 2017, en el programa radial de RCN “Notas humanas y divinas”.

Luis Guillermo Guerrero Guevara Director CINEP/Programa por la Paz

El lanzamiento del libro Tendencias de la movilización social en municipios críticos para el posconflicto se celebró el jueves 8 de septiembre a las 5:00 p.m. y fue el evento que dio cierre a la jornada de la Feria del libro Cinep/PPP 2016. Durante la actividad participaron dos de los autores de la publicación: Víctor Barrera y Martha García, quienes expusieron frente a los asistentes las motivaciones que los llevaron a emprender este proyecto y los posteriores resultados de su investigación, todo este material se compila en este libro que hace parte de la colección Documentos Ocasionales.

Según Víctor Berrera, la movilización social se ha constituido como la plataforma mediante la cual se visibilizan las demandas sociales, es decir que “da muestra de la incapacidad de las instituciones para suplir dichas demandas, pero también evidencia la capacidad organizativa de determinadas comunidades”. El objetivo de la investigación fue analizar las movilizaciones sociales en los municipios que podrían ser de alto riesgo en el posconflicto, para esto se usó una metodología de aproximación cuantitativa y cualitativa para identificar cifras de frecuencia e intensidad y el comportamiento de las manifestaciones en los diferentes contextos.

La exploración cuantitativa se hizo con una base de datos que recoge información de 1995 hasta 2014, y la investigación se enfocó en cuatro estudios de caso: Tumaco, Buenaventura, Quibdó y Santander de Quilichao, esto permitió identificar que “los principales motivos para la movilización social han sido: la demanda por protección y garantías de los DDHH, el incumpliendo por parte de los sectores laborales y la inconformidad con políticas gubernamentales”, así lo afirmó Martha Cecilia García. Este y muchos más hallazgos se describen en el libro que estará disponible para comprarlo en las instalaciones de Cinep/PPP y en Siglo del Hombre Editores.

Para adquirir esta publicación puede comunicarse al 2456181 ext 759 o al correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.