Dec 17, 2017

Dentro de la estrategia de la Compañía de Jesús de regionalización, la Conferencia de Provinciales de América Latina – CPAL viene desarrollando la articulación de experiencias locales de varios países y en torno a diferentes ejes temáticos. Uno de ellos es el de derechos humanos y ecología integral cuyo grupo de homólogos, de los diferentes centros sociales, se reunió en las instalaciones del Cinep/PPP para concretar un plan completo de acción frente a los dos temas.

“Lo que busca este grupo es articular procesos que tienen que ver con violaciones a derechos humanos de personas y poblaciones, pero también integrado a los derechos de la naturaleza” explica Galo Reinaldo Bogarín – Coordinador de la red de centros sociales de la CPAL. Los grupos de homólogos son parte de la estrategia que tiene la red de centros sociales para unirse en temáticas de interés comunes a lo largo de Latinoamérica.

Dentro de las múltiples problemáticas sociales que comparten los países de América Latina, uno de gran impacto en las comunidades es precisamente el relacionado a temas de medio ambiente. Durante este encuentro los representantes de cada centro social denunciaban prácticas comunes como el desplazamiento de poblaciones por proyectos extractivos. “Tenemos la tercera parte del territorio concesionada para proyectos mineros. Tenemos 950 proyectos en negociación y 583 proyectos ya aprobados para minería metálica. Hay 123 proyectos de generación de energía hidroeléctrica, 35 proyectos de generación de energía solar.” Dijo Pedro Landa del Grupo de homólogos de derechos humanos y ecología ambiental de Honduras.

En El Salvador es situación es muy similar. “Solo el 3% de nuestro territorio tiene bosque, después de Haití, somos el país con el territorio más vulnerable a cualquier tipo de crisis medioambiental. Solo con que llueva 3 días seguidos se genera desplazamiento de comunidades por crecientes de ríos o deslave de montañas” Manuel Escalante – Instituto de derechos humanos de la Uca

Los riesgos no son solo para las comunidades, los defensores de derechos humanos en Latinoamérica están en alto riesgo. Según Global Witness, durante 2016 fueron asesinados 200 líderes defensores del medio ambiente, el 60% de ellos sucedieron en países latinoamericanos. “En Honduras, lamentablemente, somos catalogados como el país más peligroso para la defensa del medio ambiente, en los últimos 10 años han asesinado 123 defensores y defensoras del medio ambiente” dijo Pedro Landa.

En medio de este complejo panorama, el grupo de homólogos quiere incidir para mejorar las condiciones tanto de las comunidades como de los defensores del medio ambiente. “El tema de la justicia ambiental es importante para la compañía porque es importante para la humanidad. En el fondo lo que hacemos es promover la protección de los derechos humanos y también los derechos de la naturaleza para que tengamos una casa común habitable” afirmó Rafael Moreno, S.J. – Coordinador de CPAL para redes socio pastorales de américa latina. “Ha sido una decisión de la Compañía de Jesús a nivel mundial el que todas las obras nos articulemos para responder y tener incidencia ante las problemáticas de la globalización” añadió.

El objetivo de lograr esa articulación es fortalecer las experiencias locales de cada país, pero también sumar esfuerzos para lograr mayor incidencia. “La problemática no puede ser solo resuelta en escalas locales. Estas problemáticas son globales y regionales por lo tanto, al fortalecer los procesos en la región podemos tener un panorama mucho más amplio y podemos tener más impacto en las acciones” según Galo Bogarín.

Para el próximo años la red de homólogos desarrollará dos informes. Uno sobre democracia y derechos humanos en América Latina en el que intentarán caracterizar las problemáticas que se presentan en términos de niveles de democracia y esto relacionado a los derechos humanos. El segundo será sobre el extractivismo en esta misma región, situando las condiciones que se desarrollan, los vínculos entre empresa y Estado, la megaminería como proceso de relacionamiento fundamentalmente a procesos externos que vienen a la región.

 

Miguel Martínez
Equipo de comunicación

Reseña del libro Hasta cuando soñemos: Extractivismo e interculturalidad en el sur de La Guajira, escrita por la profesora Joanne Rappaport publicada en la última edición del anuario colombiano de historia social y de la cultura

 

Joanne Rappaport

Antropóloga, PhD en Antropología Sociocultural, profesora de los Departamentos de Español y Portugués y de Antropología de la Universidad de Georgetown. Autora de los libros: Cumbe renaciente: Una historia etnográfica Andina (Bogotá, Editorial Instituto Colombiano de Antropología e Historia; Popayán, Editorial Universidad del Cauca, 2005),  The Disappearing Mestizo: Configuring Difference in the Colonial New Kingdom of Granada (Duke University Press, 2014), Utopías interculturales: Intelectuales públicos, experimentos con la cultura y pluralismo étnico en Colombia (Bogotá, Editorial Universidad del Rosario; Popayán, Editorial Universidad del Cauca, 2008) y La política de la memoria: Interpretación indígena de la historia en Los Andes colombianos (Popayán, Editorial Universidad del Cauca, 2000).

 
 

Encuentra las memorias del lanzamiento del libro

 

En la actualidad según la Agencia de la ONU para los Refugiados en Colombia (Acnur) hay más de 65,6 millones de desplazados en el mundo y es Colombia el segundo país con mayor número de población desplazada internamente.

Vera Samudio, encargada del área de Incidencia del Servicio Jesuita a Refugiados Colombia

Nubia Yaneth Ruiz Ruiz, Profesora sociología Universidad Nacional de Colombia.

Los colombianos deben entender que el petróleo es un elemento esencial para su bienestar. No existe otro renglón de la economía que pueda generar un nivel similar de dólares por exportaciones y, así, afectar tanto la tasa de cambio como los recursos del gobierno y entes territoriales.

 

DOSSIER: NEO-EXTRACTIVISMO

Luego de las crisis de los modelos de sustitución por importaciones y la subsiguiente hegemonía de los dogmas neoliberales focalizados en la valoración financiera, hace ya más de una década se asiste a un proceso sostenido de reprimarización de las economías latinoamericanas. El anterior escenario sugiere la instalación de un nuevo consenso pos-neoliberal, estructurado bajo la articulación de la mayor parte de las economías regionales a la cambiante división del trabajo globalizado. De acuerdo con Maristella Svampa a dicho acuerdo, sustentado en la exportación de bienes primarios a gran escala y bajo términos de intercambio desigual, se le ha conocido como la “Inflexión Neo-extractivista” o el “Consenso de los Commodities”.

Bajo la lógica promovida por el Consenso de los Commodities los recursos capturados por el Estado a través de las rentas extractivistas, son justificados por los gobiernos a la izquierda y la derecha del espectro político, en la medida que le permiten aumentar sus ingresos dirigidos a invertir en políticas sociales. Sin embargo, para el caso colombiano varios autores vienen advirtiendo los posibles efectos de la inflexión Neo-extractivista. Por lo general se ha señalado la desarticulación de las economías territoriales, la inviabilidad ambiental de los territorios. Así mismo se ha señalado los peligros sobre aquellos espacios que por su naturaleza comunal no estaban formalizados desde el punto de vista de la propiedad, o se encuentra habitados por comunidades étnicas o de campesinos afectados históricamente por fenómenos de violencia reiterada. Ambas dinámicas, tanto la necesidad estatal de generar rentas para mantener sus promesas de inversión en lo social, como la destrucción progresiva de los recursos ambientales y de las economías regionales comunitarias hacen parte de un mismo fenómeno que autores como Eduardo Gudynas caracteriza como un “Neo-extractivismo progresista”.

Teniendo en cuenta el anterior panorama, la presente convocatoria del número 208 de la Revista Controversia, invita a participar con sus trabajos a autores nacionales y extranjeros en torno al fenómeno Neo-extractivista. Específicamente, será de sumo interés las reflexiones que se preocupen por: i) la instalación de nuevos enclaves productivos en un contexto de reprimarización de las economías latinoamericanas; ii) las posibles correlaciones entre Neo-extractivismo y violencia; iii) los movimientos poblacionales producto de los reacomodamiento productivos o de la instalación logística de megaproyectos; iv) los procesos de resistencia y organización social frente a los agenciamientos neo-extractivistas, así como las posibles negociaciones o gestión a dichos conflictos.

En este número contaremos nuevamente con la colaboración del Instituto de Estudios Interculturales de la Pontificia Universidad Javeriana de Cali, ente con la cual hemos establecido un convenio para publicar la revista junto con la cooperativa Confiar.

Director de la Revista: Mauricio Archila

Editor encargado del dossier: Carlos Duarte, Instituto Estudios Interculturales Universidad Javeriana      


Cronograma editorial

Apertura de la convocatoria: 6 de diciembre de 2016

Cierre: 15 de marzo de 2017

Los textos podrán ser enviados a las siguientes direcciones: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Instructivo para autores