Editorial: Del desafío histórico a la oportunidad

Una vez realizado el plebiscito, estamos frente a un reto histórico difícil para conseguir un acuerdo de paz. La mínima diferencia del NO sobre el SI, ha dejado hasta el momento al país en una incertidumbre política y económica que debemos transformar en oportunidad.

La tarea seria es no perder lo construido durante los dos años de preparación para la negociación y los cuatro años de su desarrollo en La Habana, así como la posibilidad real de generar un acuerdo que recoja de manera concertada no solo las pretensiones del NO y las del SI, sino lo que necesita el país, sus ciudadanos y en especial las víctimas del conflicto armado.

El acuerdo debe apuntar prioritariamente a trabajar la crisis espiritual que tenemos como sociedad. El acuerdo es para ayudar a la construcción de una paz con justicia social, una política incluyente y democrática y una economía para generar equidad y bienestar para los ciudadanos. El acuerdo no es solo para resolver los intereses particulares, en el orden judicial, económico y político, de algunas élites o sectores sociales del país, sean ellas de los sectores sociales influyentes o de los grupos alzados en armas.

La compleja renegociación está encima de la mesa, no se puede soslayar. El alcance que se le quiere dar, las modificaciones y sus resultados, se espera sean claras. Estas definiciones están en manos, en primer lugar del Gobierno Nacional; en segundo lugar, en manos de la oposición o sea del Centro Democrático y otros grupos que votaron por el NO, en tercer lugar en manos de las FARC-EP. Pero igualmente está la mayoría ciudadana que debe movilizarse y expresar su voz y acción constructiva. Hasta el momento se han hecho visibles cinco puntos donde se centraría la renegociación: el primero busca clarificar la participación política de los comandantes de las FARC-EP en cargos del poder legislativo y ejecutivo. El segundo punto es el debate sobre la exclusión de las fuerzas armadas, lo mismo que a los civiles que hayan apoyado con recursos la guerra en la justicia transicional. El tercer punto, también sobre justicia, apunta a revisar las penas que van a cumplir las FRAC-EP; en los acuerdos sobresalen más las penas restaurativas de cara a la reparación de las víctimas, como el trabajo social o restricciones de la libertad, que las penas punitivas como pagar efectivamente cárcel, en especial para delitos atroces en el contexto de la guerra. El cuarto punto propone la exclusión del narcotráfico como delito político conexo al conflicto armado. Finalmente, el quinto punto, propone clarificar aún más el tema de dejación de las armas.

La crisis nos pone ante un escenario desafiante. Que esta oportunidad nos haga sensibles a la invitación libre y responsable que nos hace el Dios de la Vida para construir el proyecto del Reino de Justicia y de Amor eficaz.

 

Luis Guillermo Guerrero Guevara
Director General CINEP/PPP