Naciones Unidas declaró el 26 de junio como el Día Internacional en Apoyo de las Víctimas de la Tortura, CINEP/Programa por la Paz se une a esta conmemoración recopilando algunas historias de personas que han padecido este crimen, historias que documentados en nuestra revista Noche y Niebla.

Cinep/Programa por la Paz apoya el anuncio de la firma del acuerdo cese al fuego bilateral y definitivo

Junio 24 del 2016

Esta semana será recordada por los colombianos y por el mundo como un momento histórico para nuestro país: las FARC-EP por primera vez anuncian que dejarán las armas y acuerdan con el Estado colombiano un cese al fuego bilateral y definitivo.

El Cinep/Programa por la paz celebra este consenso entre las partes, pues reconoce que se trata de un avance trascendental en el camino hacia el fin del conflicto, que evidencia un compromiso real con el país en el camino a poner fin a los más de 60 años de conflicto armado entre esta guerrilla y el Estado.

El fin de la confrontación armada está cada vez más cerca. El reciente anuncio del Gobierno nacional y las FARC-EP señala una importante ruptura de la asociación entre política y violencia, que ha caracterizado la historia del país. Este acuerdo significa el compromiso explícito de cambiar las balas por los argumentos. Lo que se espera permitirá una participación política sin exclusiones, así se salvarían las vidas de muchos colombianos y colombianas en el futuro, para, en últimas, fortalecer la democracia.

Cinep/PPP reconoce que este es un paso decisivo hacia la consolidación de la paz, pero advierte que se trata de un paso en un largo camino de transformación del país que requerirá del acompañamiento de toda la sociedad colombiana y del apoyo internacional.

Por eso, Cinep/PPP llama la atención sobre algunos retos que representa esta firma para la sociedad civil, las organizaciones sociales, la comunidad internacional, el Gobierno nacional y la guerrilla de las FARC-EP; entre los cuales los más importantes tienen que ver con la refrendación de los acuerdos, su legitimación por parte de la sociedad colombiana, la implementación de cada uno de los acuerdos logrados y el fortalecimiento institucional necesario para garantizar su cumplimiento y garantizar la seguridad tanto de quienes hoy deciden dejar las armas como de la población que habita los territorios que hasta ahora estaban bajo su control.

Cinep/PPP sabe que la tarea de construir la paz, después de La Habana, es un propósito de Estado y sociedad que requiere debates y consensos de largo plazo en todos los espacios significativos, pues se trata de hacer transformaciones con un contenido ético profundo para lograr entre todos y todas, desde nuestras diferencias, la nación que queremos y que solo será posible si estamos dispuestos a cambiar como personas, organizaciones e instituciones”[1]. Por eso la construcción de la paz implica la realización de los acuerdos a partir de los territorios.

 Mayores informes para la prensa

Jennipher Corredor Sánchez | Coordinadora de Medios | CINEP / Programa por la Paz
Tel. 245 6181  Ext. 720 | Cel. 317 5029241 | Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
 

[1] El Tiempo. Aclarar la paz. Una cosa es "hacer la paz" y otra "construir la paz", que viene después y no se hace en La Habana. Francisco de Roux. 13 de mayo de 2015.

Tema central: “El mundo del trabajo en el posacuerdo”

La revista Controversia abre la convocatoria para publicar en su edición número 207, que corresponde al segundo semestre de 2016.

En esta oportunidad, el tema de la revista está relacionado con los “Nuevos espacios para la transformación del mundo de trabajo a partir de la firma del Acuerdo de Paz entre el gobierno colombiano y las FARC”.

Esta edición busca artículos académicos que se plantean y analicen las oportunidades y problemáticas que un acuerdo de paz traerá para las relaciones laborales colombianas, especialmente en el campo y las zonas rurales. Con esta convocatoria, la revista Controversia quiere problematizar los nuevos retos y riesgos que la firma e implementación de los Acuerdos de Paz tendría en el mundo de trabajo colombiano. Igualmente se quiere indagar por perspectivas diversas y críticas sobre las implicaciones de los acuerdos de La Habana para la población trabajadora rural del país, la cual ha laborado históricamente a las sombras de la institucionalidad estatal y de las políticas públicas.  

Algunas de las preguntas que surgen en este contexto son: ¿Qué posibilidades habría para un proceso de formalización laboral en el campo colombiano?, ¿cómo podría aprovechar el movimiento sindical la firma del acuerdo de paz para expandir sus acciones en favor de los trabajadores del campo colombiano?, ¿qué impactos en materia laboral tendrán los tratados de libre comercio en tiempos de posacuerdo en el campo colombiano?

Si bien esta convocatoria busca indagar sobre escenarios laborales en el posacuerdo de La Habana, se recibirán también artículos que indaguen sobre el impacto de previos procesos de paz en Colombia y en Latinoamérica en el mundo del trabajo, con preguntas similares a las ya formuladas.

Editor invitado: Daniel Hawkins de la Escuela Nacional Sindical (ENS).

 

Cronograma editorial

Apertura de la convocatoria: miércoles 26 de junio

Cierre: viernes 26 de agosto

Publicación: diciembre de 2016

Los textos podrán ser enviados a la siguiente dirección: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Consulte aquí el manual de publicación para autores 

 

 

 

La amazonia colombiana no es el hermoso lugar que imaginamos. De acuerdo con datos de la organización Saving the Amazon, entre el dos mil doce y dos mil catorce Colombia ha perdido más de cuatro mil kilómetros cuadrados de bosque natural. Caquetá, Amazonas, Guaviare, Guainía, Vaupés y Putumayo, cuyas extensiones representan el cuarenta por ciento de nuestro suelo, se han situado como los núcleos de este desastre ecológico. En estos territorios las mayores víctimas son cientos de comunidades indígenas que se han visto afectadas por el crecimiento de la tala indiscriminada y otros factores como el de la minería ilegal. Sumado a esto, la fauna y flora de estas regiones se han visto amenazadas, y con ello, los recursos con los que los indígenas subsisten. Ante esta situación, las organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica (COICA) han presentado el proyecto: “Inclusión de elementos claves de la propuesta indígena sobre REDD+ en la Amazonía” para avanzar en la búsqueda de soluciones que disminuyan el impacto ambiental en el territorio y aporten una visión indígena del fenómeno. Así mismo, el Gobierno, con el Ministerio del Medio Ambiente, el Ministerio de Agricultura y el IDEAM, junto con asociaciones campesinas e indígenas, lanzaron el pasado 3 de junio el Programa de Visión Amazonía; una estrategia que busca reducir a cero las emisiones de gas carbono en el dos mil veinte. Este proyecto, invertirá cien millones de dólares donados por Alemania, Noruega y Reino Unido; y su objetivo será mejorar las condiciones de vida de las poblaciones locales en los territorios amenazados, así como el sostenimiento de la biodiversidad de las regiones. Otros proyectos ejecutados por el Instituto Amazónico de Investigaciones Científicas (SINCHI) también están contribuyendo a manejar las consecuencias que ha padecido la amazonia del país por la deforestación, la degradación de los bosques, los cultivos de uso ilícito y la contaminación de las aguas.     

El Papa Francisco, en el número treinta y ocho de Laudato si nos dice que “Tampoco se pueden ignorar los enormes intereses económicos internacionales que, bajo el pretexto de cuidar la naturaleza, pueden atentar contra las soberanías nacionales. De hecho, existen propuestas de internacionalización de la Amazonia, que sólo sirven a los intereses económicos de las corporaciones transnacionales. Es loable la tarea de organismos internacionales y de la sociedad civil que sensibilizan a las poblaciones y cooperan críticamente, utilizando legítimos mecanismos de presión, para que cada gobierno cumpla con su propio e indelegable deber de preservar el ambiente de su país, sin venderse a intereses espurios locales o internacionales”.

Luis Guillermo Guerrero Guevara
Director General CINEP/PPP
 

 También puedes escucharla cada domingo en el programa voces humanas y divinas de RCN radio

 

Durante el lanzamiento de la edición Nª87 de la revista Cien Días vistos por CINEP/PPP “Ciudadanía activa: paz en construcción” se presentaron dos temas que serán cruciales para el escenario de posacuerdo:

Primero, Camilo Hernández, autor del artículo “el delito político en el marco del proceso de paz con las FARC-EP” señaló algunas tensiones políticas que se deben tener en cuenta para entender la figura del delito político tanto el proceso que se adelanta en La Habana como en que se inicia con el ELN. Resaltó la importancia de diferenciar el delito político del terrorismo, reconociendo que el primero es también un derecho, el derecho a la rebelión, como lo resalta el preámbulo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

El segundo artículo presentado “negar la protesta social ya no es una opción” de la investigadora Gissell Medina, abordó el panorama de la movilización sociales durante el primer trimestre de 2016.  A partir de la revisión de la dinámica de la protesta en los primeros meses del año se plantea que negar la protesta ya no es posible y en cambio el posacuerdo será un escenario de oportunidad para estas acciones.

La revista Cien Días vistos por CINEP/PPP es una publicación trimestral que circula desde 1988 y hoy se integra como blog a ElEspectador.com. Los invitamos a seguirla.  

Artículos