El proceso de implementación de los PDET ha propiciado el resurgimiento y reconocimiento de expectativas, acumulados y capacidades para la planeación y la paz territorial, pero también ha puesto en evidencia tensiones entre las visiones sobre el futuro de los territorios, así como entre actores sociales, económicos e institucionales. Las dinámicas han sido diferenciadas como lo son los territorios, sin embargo, una gran coincidencia es la incertidumbre sobre la continuidad del proceso, frente a un nuevo gobierno que aún está definiendo lineamientos concretos y la sombra de algunos sectores políticos que han sido los más críticos del Acuerdo de Paz.

Deliberar sobre estas dinámicas en clave de balance es uno de los propósitos del “Encuentro Nacional dinámicas territoriales de la implementación de los Acuerdos de Paz, Balance de los PDET”, así como identificar rutas de incidencia y lecciones aprendidas, a través de las voces de la academia y organismos que han hecho seguimiento y acompañamiento a la implementación del Acuerdo, entidades de gobierno que han trabajado por la concreción del mismo desde diferentes instrumentos de política pública y voceros de las principales plataformas de organizaciones sociales territoriales que han participado en el proceso de los PDET. Se espera contar con la participación del Alto Consejero para el postconflicto.

Encuentra la agenda completa Aquí 

 

Colombia vive una transición política importante. La implementación del Acuerdo Final de Paz; la composición del Congreso sin un bloque mayoritario para legislar; fuerzas alternativas que expresaron sus propuestas con vigor en las elecciones presidenciales y un plebiscito anticorrupción que, si bien no alcanzó el umbral, sobrepasó las expectativas con más de once millones y medio de votos. En este contexto el gobierno del presidente Duque tiene significativos retos para trabajar durante sus cuatro años de mandato:

Un primer reto es el tratamiento del Acuerdo Final de Paz. No solo en lo que tiene que ver con la incorporación de los excombatientes de las FARC, sino por los compromisos con los más de ocho millones y medio de las víctimas, la ciudadanía en general y la comunidad internacional, en asuntos estructurales como el desarrollo rural, la participación política y la aplicación del sistema integral de justicia. Pero igualmente el gobierno no podrá dejar sin tratamiento de fondo la negociación con el ELN de cara a cerrar propositivamente en el país los diálogos con la insurgencia.


En el tema económico, el hecho de que el país haya ingresado a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, OCDE, exige garantizar el derecho al trabajo decente, la actividad sindical, la regulación de la informalidad laboral que, según el DANE, llega al cincuenta por ciento. Igualmente, exige reducir la desigualdad de ingresos y la brecha entre el país urbano y el país rural. El nuevo gobierno tiene bajo su responsabilidad el manejo del gasto exponencial en salud y en pensiones que, según estudios de la Universidad de los Andes, se estima en tres billones de pesos la deuda de las EPS a la red hospitalaria público-privada. En tanto que el régimen público de pensiones tiene un hueco fiscal de cuarenta billones, según Asofondos.

Un tercer reto del gobierno es atender las problemáticas que afectan la seguridad. En los últimos dos años y medio, según la Defensoría del Pueblo, van trescientos cuarenta y tres asesinatos a líderes y defensores de derechos humanos. Estos hechos dolorosos y nefastos se están dando en contextos donde los reclamantes de tierras impulsan los procesos de restitución, en territorios donde el narcotráfico controla sembrados y rutas, en regiones donde las inversiones minero-energéticas, legales e ilegales, desarrollan sus proyectos. ¿Cómo desarticular estas dinámicas violentas? ¿Por qué las fuerzas de seguridad del Estado, con su alta capacidad y sus importantes recursos no dan los resultados esperados?

Un cuarto reto es la lucha contra la corrupción. Según Transparencia Internacional, Colombia ocupa el lugar número noventa y seis de ciento ochenta países a nivel mundial, un puesto alto en corrupción. Existe un importante número de normas contra la corrupción, pero lo que falta es hacer cumplir esas normas, garantizar la denuncia y la aplicación efectiva de penas para los corruptos. Finalmente, un quinto reto estructural es la educación. Los resultados de la prueba Saber once deja regiones como el Caribe, el Pacífico, la Orinoquia y Amazonia en niveles críticos de calidad y de muy bajo acceso a la educación superior.

El papa Francisco, en su visita a Colombia recordó que el país está transitando por nuevos caminos como sociedad, por eso dijo que: “ningún tipo de violencia restrinja o anule ni una vida más en el país. Todos somos necesarios para crear y formar la sociedad, esta no se hace sólo con algunos de pura sangre, sino con todos, y aquí radica la grandeza de un país en el que todos tienen cabida y todos son importantes”. El Papa hizo un llamado a los colombianos a desoír “la cizaña”, la polarización y la división que nos impide llegar a la paz.

 

Luis Guillermo Guerrero Guevara
Director Cinep/Programa por la paz.

 

Bogotá, 16 de septiembre de 2018

Señor ministro:
En menos de mes y medio usted ha hecho dos pronunciamientos públicos sobre la protesta social. La primera vez, antes de su posesión como ministro de defensa, pidió que ésta fuera ordenada y que representara los intereses de todos los colombianos y no solo de un pequeño grupo. Quisiera contarle que la protesta es, ante todo, un acto disruptivo que se despliega en escenarios públicos, mediante el cual grupos diversos expresan demandas o reivindicaciones propias y particulares, motivo por el cual no puede representar los intereses de todos los colombianos. Las protestas son una forma de acción política no institucional que pone en evidencia precisamente las diferencias en el seno de la sociedad. Diferencias culturales, étnicas, de género, generacionales, religiosas, lingüísticas, de capitales políticos, económicos, de posibilidades de incidir en los asuntos que rigen la vida colectiva, entre otras.

Señor ministro: no le tema a la diferencia, es parte de este país rico en biodiversidad, es decir en formas de vidas distintas –humanas y no humanas–, capaces de interactuar. No pida la homogeneidad, nada más aburrido que ser idénticos, nada más patético y antidemocrático que el pensamiento único. No le tema a las multitudes en las calles y en las carreteras, más bien dispóngase al diálogo, a la escucha, a la mirada, al reconocimiento de las múltiples otredades que hacen este país.

La segunda vez que se refirió a la protesta –precisamente a un día de conmemorarse 41 años del Paro Cívico Nacional de 1977– la criminalizó al asegurar que es financiada con los dineros ilícitos de cinco grupos armados organizados. Con tan temeraria afirmación, usted resta la posibilidad de que múltiples y diversos grupos sociales tengan voz y visibilidad, niega la autonomía de grupos, organizaciones y movimientos sociales para expresar desacuerdos, necesidades, propuestas, ocluye la posibilidad del diálogo social al que tantas veces se ha referido el actual presidente y, lo que es peor, termina recordándonos las palabras del ministro Lemos Simonds y el asesinato de Bernardo Jaramillo Ossa en 1990.

Sus tesis en esta segunda intervención me suscitaron muchas preguntas y voy a plantearle algunas, recurriendo a las expresiones que en ella utilizó:
¿Sabe usted cuál de los grupos armados que “corrompen y financian la protesta social” costeó la marcha llevada a cabo en Pereira y Armenia el 13 de marzo de 1998, convocada por el comité intergremial, Fenalco, y la Iglesia Católica por el derecho a vivir, después de una oleada de actos delincuenciales y asesinatos ocurridos en estas dos capitales departamentales? ¿Cuál de esos grupos pagó la marcha convocada por la Cámara de Comercio de Caquetá el 13 de mayo de 2014, en la que participaron comerciantes y sus empleados, y ganaderos, bajo la consigna "Caquetá sí existe", para pedirle al gobierno poner más atención a la reactivación económica del departamento y atender las demandas de los paros para que no los afecte a ellos?

¿Cuáles son las mafias organizadas que siempre han estado detrás de las protestas convocadas por el Centro Democrático contra las Farc y el secuestro (por ejemplo, la del 4 de febrero de 2008) y en contra de las negociaciones de paz con las Farc y por la dignidad de las Fuerzas Armadas llevadas a cabo el 7 de agosto de 2015 y 2 de abril de 2016? ¿Esas mafias también empujaron al partido del presidente actual y a otros promotores del NO a encabezar una marcha para exigir a la mesa de negociaciones de La Habana que se respetara el resultado del plebiscito del 2 de octubre de 2016 y se tuvieran en cuenta las propuestas que hicieron, y para mostrar su rechazo a la "ideología de género" del acuerdo? ¿Han continuado financiando al CD que el 1° de abril de 2017 lideró una marcha en Villavicencio, en contra del gobierno de Santos bajo la consigna: "No permitamos que Colombia se convierta en Venezuela"?

Y recurriendo a su buena memoria, sáqueme de una duda, señor ministro: ¿cuáles son las mafias de verdad que fomentaron aquella protesta incitada por militares del Batallón de Infantería No. 40 ‘Coronel Luciano D'elhuyar’, el 29 de marzo de 1992, en El Carmen de Chucurí, con la que se intentó impedir la detención del alcalde de ese municipio y de 26 personas más investigadas por la Fiscalía por presuntamente pertenecer y/o auxiliar a paramilitares? ¿Acaso son las mismas que sufragaron la marcha nacional del 6 de diciembre de 2011, convocada por el Ejército Nacional para exigir a la guerrilla de las Farc ponerle fin al secuestro y que, según dijo el propio presidente de la República, fue una manifestación de rechazo a la violencia?

Podría contarme a mí y a otros curiosos ¿cuáles son las mafias supranacionales que respaldaron al Obispo de Cúcuta cuando lideró una marcha el 11 de octubre de 1984, contra el desempleo, la desnutrición y el analfabetismo? ¿Son las mismas que prohijaron las marchas lideradas por la iglesia católica, en septiembre de 1992, para rechazar la abolición de la enseñanza religiosa en los colegios? ¿Existe alguna relación entre las mafias internacionales que apoyan a dicha iglesia y las que impulsan las protestas de grupos cristianos como las realizadas entre 2005 y 2006 en diversas regiones del país en contra de pérdida de valores, contra el aborto y el homosexualismo, y el “arrodillatón” del 16 y 17 de mayo de 2016 en contra de la decisión de un juez de suspender la práctica de la oración antes de iniciar las sesiones del Concejo Municipal de Cartagena, atendiendo el mandato constitucional de no imponer prácticas religiosas de manera obligatoria?

¿Cuál de los cinco grupos armados organizados que usted mencionó pagó las marchas contra el secuestro llevadas a cabo en diciembre de 1996, convocadas por Francisco Santos, actual embajador en Estados Unidos, y su Fundación País Libre? ¿Cuál mafia corrompió y financió la marcha global citada por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para el 1° de abril de 1998, contra las formas intolerables de trabajo infantil?
Como estos, hay miles de ejemplos de protestas sociales en la historia reciente del país en los cuales, como he querido mostrar, no se podrían hacer señalamientos como los que usted hizo, que terminan criminalizándolas.
Señor ministro: buena parte de los manifestantes saben que la protesta es un derecho consagrado constitucionalmente. Pero ello no basta. Por eso, lo que también se exige en las protestas es contar con garantías para ejercer este y el derecho a tener derechos como ciudadanos de este país.

Cordialmente,

Martha Cecilia García V.
Investigadora del Cinep

Los próximos 26 y 27 de septiembre en la Pontificia Universidad Javeriana y en el Cinep/Programa por la Paz se llevará a cabo el Seminario Paz 2018 que busca poner en diálogo los proyectos latinoamericanos de construcción e investigación de paz con una mirada decolonial.

Las teorías decoloniales han estudiado la raza, el género, la sexualidad, las fronteras, los movimientos sociales, la subalternidad, el feminismo, la representación y las epistemologías, entre otros temas. Es por esto que, este seminario busca poner en diálogo las teorías del norte global con las construcciones y miradas que se han tejido desde Latinoamérica.

A propósito de este Seminario Paz, hablamos con Erika Parrado, investigadora de la línea de Iniciativas de Paz que ha participado en la construcción de este espacio, en conjunto con la Maestría de Estudios de Paz y Resolución de Conflictos de la Pontificia Universidad Javeriana.

¿Cómo y por qué nació la idea de este seminario ?

Desde la línea de Iniciativas de Paz veníamos pensando cómo abordar la investigación para la paz desde enfoques que no se centraran únicamente en tomar como referencia los conceptos y los teóricos que tradicionalmente en la investigación para la paz se han utilizado. No porque no sean útiles, sino porque consideramos que su lugar de enunciación es ajeno a las dinámicas propias de los contextos de América Latina.

En ese orden de ideas, pensamos que era importante introducir nuevos enfoques y perspectivas que permitieran entender el porqué de ciertos fenómenos que se dan dentro de los procesos de construcción de paz, por ejemplo, por qué las mujeres utilizan ciertas estrategias en un contexto como el colombiano o por qué el movimiento afro o el movimiento indígena en América Latina ha tenido que enfrentarse a ciertos tipos de violencias que probablemente no ha vivido en otros lugares del mundo.

¿Qué es el enfoque decolonial?

La perspectiva decolonial surge como una apuesta de teoría crítica latinoamericana de muchos investigadores que comenzaron a pensar la forma en la que se estructura el poder y en la que ciertas violencias han incidido en la constitución de ciertos fenómenos políticos en América Latina.

Todo el enfoque decolonial tiene como pregunta principal: ¿qué pasa con el poder? Además,el poder no se puede entender como algo ajeno, como una estructura institucional, sino que el poder, al ser reticular y estar transversal, implica hacerse preguntas por las dinámicas patriarcales que se generan en el contexto latinoamericano por el colonialismo y el neocolonialismo como procesos históricos y políticos y el problema de la modernidad.

A partir de estos tres gruesos analíticos se desprenden una serie de propuestas que involucran temáticas asociadas, por ejemplo, a los feminismos indígenas, a los afrofeminismos, a teorías críticas que involucran el concepto de raza y de etnia y que también abordan de manera particular los fenómenos en términos de metodologías de investigación.  Una de las grandes apuestas de este enfoque es reconocer los saberes de los movimientos sociales, indígenas y campesinos nacidos en las luchas en América Latina, eso lo constituye en una propuesta contra hegemónica para responder a las dinámicas del patriarcado, del colonialismo y de la modernidad.

¿Cuál es la importancia de la investigación para la paz desde y para América Latina?

Tenemos la posibilidad de hablar desde un Centro que  ha pensado otras formas de hacer investigación, que reconoce los saberes que precisamente surgen en los procesos de reivindicación de derechos y, en ese sentido, no es que el tema se haya agotado con el abordaje de la perspectiva decolonial y los movimientos sociales, sino que implica también pensarnos las particularidades de las estrategias y los mecanismos de construcción de paz en lo territorial.

Es decir, cómo desde los procesos mismos de resistencia y de construcción de paz territorial se pueden entender esas otras formas de hacer paz o de construir paces que están atravesadas por la condición de género, por la raza, por la clase, pero también una serie de violencias simbólicas que aparecen y que normalmente no son reconocidas. Es distinto hablar de construcción de paz en Colombia que hablar de construcción de paz en África por fenómenos, contextos y procesos socio históricos distintos, pero también por el elemento cultural.

¿Cómo reelaborar los discursos y prácticas?

No tiene sentido asumir la categoría de investigador experto que llega con un aparataje teórico a intentar entender una realidad que desconoce, sino que sean las mismas personas que viven eso quienes asuman su papel como sujetos activos dentro del proceso de construcción del conocimiento. Eso es una apuesta, de una u otra manera, por volver más difusos los límites entre conocimiento académico y saber popular. 

Por eso es tan importante hacer ejercicios de sistematización de experiencias de construcción de paz que permitan a los propios procesos entender cuáles han sido sus apuestas como organización, como movimiento, como experiencia y qué han hecho ellos para dar respuesta a ciertos contextos violentos.

¿Por qué es importante un seminario como este donde van a converger diferentes movimientos sociales, la academia y organizaciones de la sociedad civil?

  1. Porque permite tejer puentes y establecer espacios de diálogo que permitan el intercambio entre la academia, los movimientos sociales, los movimientos indígenas, el movimiento afro, de mujeres y la sociedad civil en general porque desde allí es que, se pueden reconocer la diversidad de apuestas.
  2. Para entender cómo desde otros campos disciplinares, como los estudios culturales, se han hecho propuestas críticas que tienen mucha utilidad para el campo disciplinar de la investigación para la paz. Entonces, reflexionar sobre la importancia de sobrepasar las barrera del conocimiento en los estudios de paz y reconocer que mucha gente está apostándole a otras formas de investigar esas temáticas que, si bien, pueden nutrirse de los teóricos clásicos o de lo que ya muchos han venido trabajando, también puede entenderse en contextos particulares.
  3. Porque hasta hoy en Colombia ha habido muy pocos intentos por generar un espacio donde desde el enfoque decolonial se aborden temas de paz y es importante ya que la paz se ha entendido y leído con un enfoque muy institucional, muy cercano a la teoría liberal o en enfoques muy micro, que implican lo relacional, pero no necesariamente proponen esas visiones de integralidad de la paz que se ven transversalizadas con los elementos de raza, género y poder. Son pocas las personas que, en el país, intentan trabajarlo desde ese enfoque.

Consulta la agenda de los dos días de seminario aquí

En el siguiente enlace podrás hacer la inscripción para asistir al evento:  https://goo.gl/s3b1yD

 

Laura Inés Contreras Vásquez

Equipo Comunicaciones

 

El espíritu de la innovación

  • Jul 15, 2019
  • Publicado en Prensa

Para este mes, el P. Carlos Eduardo Correa Jaramillo, S.J., Provincial de la Compañía de Jesús en Colombia, nos recuerda que la innovación tiene que ver con la búsqueda permanente de aquello que más y mejor aprovecha para el crecimiento humano en todas sus dimensiones y para generar relaciones de armonía con todo lo que nos rodea, en la perspectiva de la búsqueda de la vida plena y abundante propuesta por Jesús.

Vivimos en una sociedad en donde se habla mucho de innovación. Bastantes personas están dedicadas a buscar formas de innovar en las diferentes áreas del conocimiento y en los diversos procesos de desarrollo social, económico, cultural, político y ambiental. Se trata de buscar maneras novedosas de responder a los desafíos que nos plantean la formación de las personas, los modos de producción en el trabajo, las relaciones entre los individuos y los pueblos y en otros campos de la vida humana en general. En el fondo de toda esta dinámica, aparece la pregunta por nuevas propuestas para llevar adelante procesos que nos ayuden a avanzar en el mejoramiento de la vida humana y del medio ambiente.

Pero es necesario que siempre nos preguntemos por el espíritu que mueve el deseo de innovar, ya que en el fondo de muchos de estos procesos de innovación lo que aparece es una mera motivación por el lucro de unos pocos, olvidando criterios éticos que apunten al buen vivir de todas las personas y al cuidado de nuestra casa común.

Desde nuestra experiencia de Dios, en la tradición de la Compañía de Jesús, siempre hemos buscado su “Mayor Gloria” a través de una permanente innovación, que busca el mejor servicio a los demás. El Papa Francisco nos insistió, en la Congregación General 36, en la necesidad de vivir continuamente el “Magis” desde la perspectiva de “lo que más aprovecha”; “de ese plus que nos lleva a iniciar procesos, a acompañarlos y a evaluar su real incidencia en la vida de las personas, ya sea en cuestiones de fe, de justicia o de misericordia y caridad… Porque el “Magis” es el fuego, el fervor en acción que sacude dormideras” (CG 36, p. 152).

Podemos decir que, desde la perspectiva de la tradición jesuita, la innovación tiene que ver con la búsqueda permanente de aquello que más y mejor aprovecha para el crecimiento humano en todas sus dimensiones y para generar relaciones de armonía con todo lo que nos rodea, en la perspectiva de la búsqueda de la vida plena y abundante propuesta por Jesús. Éste es el espíritu que nos moviliza a la innovación hoy y que nos permite ofrecer respuestas pertinentes a las grandes preguntas que surgen en muchos aspectos de la vida.

Para concretar un poco más lo que les he venido planteando, quiero expresarles algo que considero muy importante para uno de los apostolados más significativo que realiza la Compañía de Jesús: el educativo. Desde hace un tiempo hemos venido hablando mucho de la necesidad de innovar en nuestra propuesta educativa; de buscar las mejores maneras de formar integralmente a las personas que participan en estos procesos de crecimiento humano; de potenciar las capacidades de todas ellas en la dimensión espiritual, ética, afectiva, cognitiva, corporal, estética, comunicacional, sociopolítica y de armonía con la naturaleza; de ofrecer pedagogías y didácticas adecuadas a las nuevas generaciones. Todo esto tiene que ser hecho desde el espíritu mismo del Evangelio.

Es fundamental, entonces, que todos los esfuerzos que hagamos por innovar los realicemos desde la lógica misma del amor de Dios, manifestado plenamente en Jesús: un amor que responde a las necesidades del otro, que se hace solidaridad con los que sufren o padecen cualquier clase de exclusión, que se entrega para buscar lo mejor para todos y no sólo para unos pocos, que se hace misericordia, compasión, justicia, equidad, perdón, reconciliación y paz; es decir, desde la lógica del que “sale de su propio querer e interés” (EE. 189). Este es el espíritu de nuestra innovación, ya que desde la mirada y el corazón de Dios todo se va haciendo nuevo hasta alcanzar la plenitud para la que hemos sido hechos por Él.