Negra soy. ¡En La Guajira también hay afros!

Negra soy. ¡En la Guajira también hay afros!

Somos docentes de instituciones educativas de los municipios de Barrancas y Distracción que buscamos junto a la Catedra de Estudios Afrocolombianos aportar a la visibilización de los conocimientos ancestrales de nuestros pueblos afrodescendientes.

Negra soy

¿Por qué me dicen morena?/ Si moreno no es color,/ yo tengo una raza que es negra/ y negra me hizo Dios.

Y otros arreglan el cuento/ diciéndome de color/ dizque pa’ endúlzame la cosa/ y que no me ofenda yo.

Yo tengo mi raza pura/ y de ella orgullosa estoy,/ de mis ancestros africanos/ y del sonar del tambó.

Yo vengo de una raza que tiene/ una historia pa’ contá/ que rompiendo sus cadenas/ alcanzó la libertá.

A sangre y fuego rompieron,/ las cadenas de opresión,/ y ese yugo esclavista/ que por siglos nos aplastó.

La sangre en mi cuerpo/ se empieza a desbocá,/ se me sube a la cabeza/ y comienza a protestá.

Yo soy negra como la noche,/ como el carbón mineral,/ como las entrañas de la tierra/ y como el oscuro pedernal.

Así que no disimulen/ llamándome de color,/ diciéndome morena,/ porque negra es que soy yo.

Autora: Mary Grueso Romero

Como grupo comenzamos esta enramada con el objetivo de identificar las causas por las cuales no se está implementando la Catedra de Estudios Afrocolombianos en las instituciones educativas de San Pedro, Barrancón, Roche, Patilla y Chancleta del municipio de Barrancas, y La Duda del municipio de Distracción, en La Guajira.

Han pasado 30 años desde que la Constitución Política de 1991 enuncia el reconocimiento tardío de parte del Estado colombiano de los derechos de los afrodescendientes y han pasado 20 años desde que el Ministerio de Educación Nacional publicó el documento Cátedra de Estudios Afrocolombianos. Lineamientos curriculares, en donde se orienta sobre la implementación en el nivel nacional por parte de las Secretarías de Educación y los colectivos docentes.

Nada se ha cumplido, empezando por las instituciones educativas en las que laboramos como docentes, a pesar de tener claro que existen una importante población afrodescendiente. Valga mencionar que los territorios a los que pertenecemos son habitados por asentamientos milenarios de personas afrodescendientes, que históricamente han sido invisibilizadas y han padecido el racismo estructural tanto por parte del Estado como de la sociedad en general, lo que ha traído como consecuencia la falta de autorreconocimiento de la población guajira como afrodescendiente y la reproducción del imaginario que en La Guajira solo vive el pueblo wayuu.

Puede leer el relato completo Rous empieza a caminar. En la publicación de la serie Juntanzas. Trenzar resistencias. Memorias, relatos y sonoridades cartageneras.

Ubicación de los municipios donde se desarrolla la investigación sobre la Cátedra de Estudios Afrocolombianos.

La Catedra de Estudios Afrocolombianos (CEA) surgió a finales del siglo XX a raíz de un largo proceso de movilización social del pueblo afrodescendiente en Colombia, en el marco de su lucha por el reconocimiento y la dignificación, y la denuncia del racismo y la discriminación de que ha sido víctima históricamente. Constituye una propuesta educativa o conjunto de orientaciones pedagógicas que buscan ser consolidadas estructuralmente en los currículos de todos los establecimientos educativos del país, a través de la transversalidad e innovación educativa, en el ámbito de la lucha contra el racismo institucional.

Identificamos que en muchas comunidades afro en el país hay desconocimiento de la CEA, y evidenciamos que docentes y directivos de las IE en las que laboramos, así como con docentes de la Universidad de La Guajira con quienes trabajamos en esta enramada, tienen muy poco conocimiento y claridad acerca de lo que es la CEA, en razón de que las Secretarías de Educación y el Ministerio de Educación Nacional no han hecho un trabajo suficiente de socialización, visibilización y capacitación sobre la Cátedra y sus lineamientos curriculares.

El Ministerio de Educación Nacional no han hecho un trabajo suficiente de socialización, visibilización y capacitación sobre la Cátedra y sus lineamientos curriculares.

“No se está implementando del todo, cuando nosotros damos una actividad en sociales hablamos de las etnias, de los grupos, de las poblaciones que hay en nuestro país, así someramente las enumeramos. Entre esas incluimos la afrodescendiente y hacemos como un somero bosquejo, pero a profundidad a profundidad no se ha dado, pero sí estoy de acuerdo en que se implemente”, señala Yajaira Yepes, docente.

Esta enramada, nos permitió entender que la inclusión de la CEA en las instituciones educativas, modificaría considerablemente la manera como se representa a los negros. Permitiría a los niños, niñas y jóvenes afrodescendientes y no afrodescendientes acercarse al conocimiento de la vida pasada y presente de las comunidades negras, rompiendo con las visiones lineales y fragmentadas que han sido impartidas en las escuelas.

Aunque en las instituciones educativas no esté establecida la CEA, es vital su inclusión paulatina y transversal en los currículos, y la promoción de estrategias pedagógicas y escolares. Independiente de las orientaciones del Ministerio de Educación Nacional y de las Secretarías de Educación, en la ejecución de la CEA tiene que ver el compromiso del docente de querer ser y hacer pedagogía transmitiendo desde el saber las raíces de las diferentes culturas que tenemos en nuestra región.

Conoce en detalle nuestra investigación en la publicación de la serie Juntanza. Enramar la vida, voces de afroguajiros y wayuus.