Pujuta shuchiku luwopuu youluna – liberen el arroyo Bruno

Pujuta shuchiku luwopuu youluna – liberen el arroyo Bruno

¿Cómo es posible que mientras el pueblo guajiro sufre una crisis tan grave por la escasez del agua, el Estado colombiano permita que se desvíe una de las fuentes hídricas más importantes en La Guajira, solo para que una empresa extranjera explote más carbón y aumente sus ganancias? Es como si la acumulación de dinero de los foráneos importara más que la vida.

Liberen al Bruno

El agua es algo sagrado y la fuente de vida, de protección y de alimentos. También está relacionada con nuestros sueños y medicina, es una sola con el territorio, sostiene la vida y está presente en toda nuestra espiritualidad. Youluna es el nombre que los wayuu le hemos dado al arroyo Bruno. Youluna hace referencia a lo propio y a la esencia, de ahí que sea una fuente hídrica de gran importancia para nosotros, creada por Maleiwa y dada para que nos podamos abastecer como pueblos y a nuestros rebaños. Youluna en wayuunaiki también hace alusión a la esencia que queda cuando se muele el maíz y se hace chicha, es algo muy espeso y a eso se le llama youluna, que para nosotros también es lo que nos da cada día el arroyo Bruno.

Otoin Ipunamuin ochajain Kasaa eins supuna tuu wuinka (Subiendo la montaña y descubriendo el misterio alrededor del agua)

Bruno es como lo han llamado los alijuna u occidentales desde la época de la colonia. Según cuentan, uno de los esclavos llamado Bruno “encontró” el arroyo en las expediciones que realizaban y en reconocimiento a él lo nombraron así. Sin embargo, reconocemos que el arroyo Bruno es la forma más común de nombrar a Youluna y que su nombre se ha vuelto símbolo de la lucha de las comunidades wayuu y afro, y para muchas organizaciones nacionales e internacionales y universidades. Indígenas, afro, campesinos, estudiantes, docentes, investigadores, trabajadores de La Guajira, el Caribe, Colombia y el mundo se han unido bajo un mismo deseo y reclamo: “Liberen al Bruno”.

Tu shimuinkasa sopunaa tuü Katakaa ousü sutuma Yoluna sulúsú wounmainpaa – La verdad de la vida de Youluna en nuestro territorio.

Nuestra enramada nos permitió llevar a cabo dos cartografías que reflejan momentos importantes en la historia de la vida del arroyo Bruno. El antes de que Cerrejón llegara y los efectos posteriores de la intervención de esta empresa.

La cartografía que consta entre los años 1990 – 2000 permite demostrar la vida que estaba alrededor del arroyo Bruno.

Esta primera cartografía refleja vida en todo el sentido de la palabra: vida en los cultivos, vida en las comunidades, vida en los animales, vida en el flujo permanente del agua, vida en los lugares sagrados y vida en todo el territorio alrededor del arroyo Bruno.

Había diversos caminos ancestrales que comunicaban a las comunidades de La Horqueta, Charito, El Rocío, Tigre Pozo, Las Pavas, Paradero, La Gran Parada y otras con el arroyo Youluna y que han sido recorridos de generación en generación por las comunidades aledañas para llegar a los diferentes puntos donde se busca agua, donde se puede lavar, rezar y acceder a los pozos sagrados. En nuestra segunda cartografía encontramos que cerca del 50 por ciento del territorio del arroyo Bruno ahora es propiedad de Cerrejón Limited. Los caminos están bloqueados por el paso de las líneas ferroviarias y el desvío ha ocasionado daños ambientales severos.

En nuestra segunda cartografía encontramos que cerca del 50 por ciento del territorio del arroyo Bruno ahora es propiedad de Cerrejón Limited.

La Corte Constitucional en la Sentencia SU-698/17 falló a favor del derecho al agua, la salud y la alimentación de las comunidades wayuu afectadas por el proyecto de desviación. Pero la empresa Cerrejón Limited y las instituciones del Estado solo quieren resolver las incertidumbres y no ponen atención ni al arroyo ni a nuestros derechos. Por eso exigimos la participación y voz de las comunidades, que todas las comunidades sean tenidas en cuenta y reconocidas, no las que las instituciones y la empresa definan.

Amplía esta información en nuestro libro de la serie Juntanzas. Enramar la vida, voces de afroguajiros y wayuus.