Negras Hoscas: Las matronas ancestrales de La Guajira

Negras Hoscas: Las matronas ancestrales de La Guajira

Somos un grupo de mujeres jóvenes que nos preguntamos por las transformaciones de las actividades que han tenido que vivir nuestras madres y abuelas entre 2010 y 2019 reasentadas y desplazadas por la multinacional Carbones de Cerrejón.

“Antes era una mujer encantadora y elegante, con un cuerpo escultural, un caminar coqueto, una piel negra hermosa, cabello ensortijado, ojos expresivos, nariz ñata, labios gruesos, su sonrisa blanca y pareja, y sus cejas encontradas. Era la fascinación del pueblo por su elegancia, por su risa contagiosa, por que amaba las fiestas y porque, pese a tener un carácter fuerte, era a la vez muy sensible”. La Negra Hosca. Relato 2013.

Las mujeres que vivimos en los reasentamientos hemos sido especialmente afectadas por este proceso de la multinacional Carbones de Cerrejón pues, al ser desplazadas de nuestros territorios, hemos pasado de ser mujeres trabajadoras y productoras a ser desempleadas e improductivas. Nuestras adultas mayores que son sabias y hacedoras se sienten inútiles e infelices y por eso queremos destacar las actividades que desempeñaban en el pasado.

El territorio origen era un todo para las comunidades. En él primaba la hermandad, el respeto, la unión familiar y el buen vivir. En nuestro territorio de origen la caza, la pesca, la cría de animales de diferentes especies y la siembra de algunos alimentos eran fuente de auto consumo para hombres y mujeres.

Mapa de ubicación de los territorios de origen y reasentamientos actuales

Hoy perdimos las actividades productivas y económicas que desarrollábamos en nuestros territorios de origen. Pero ¿Cómo vivimos hoy las mujeres en los reasentamientos? Maria Mercedes Palmesano, conocida como “Goni”, nos resumió en unas dolorosas palabras la situación que padecemos: “Aquí no se hace nada. Todavía es la hora y me siento como si estuviera sentada en un pote, me siento incómoda. Hace seis años estoy aquí y todavía no me siento bien, me siento incómoda […]. Esas casas que son una cajetica de fósforos, un nido, yo me siento incómoda. A la vida de uno le pusieron precio […]. Si me dijeran: “el que se quiera ir”, no es sino meter mis cosas y me voy”.

Destacado Repetir: Esas casas que son una cajetica de fósforos, un nido, yo me siento incómoda. A la vida de uno le pusieron precio.

De las actividades de los territorios de origen, solamente se conservan en los reasentamientos los oficios de la casa. Se perdieron las actividades de lavandería, la cría de animales, la partería, las profesoras, la siembra de maíz, patilla, tomates y plátano, y la recolección de frutos; así mismo, se redujeron las actividades de curandería, realización y venta de dulces y la siembra de guineo y caza.

Esperamos que esta investigación sirva para que organizaciones lean sobre nuestra situación y nos puedan apoyar a que la empresa cumpla con sus obligaciones y, además, tenga en cuenta las afectaciones diferenciales en términos generacionales y de género. Invitamos a que observen la presente publicación donde dejamos nuestras reflexiones y recomendaciones para mitigar esta problemática. Negras Hoscas. Las mujeres frente a las transformaciones de las actividades productivas y económicas de los reasentamientos de Roche, Patilla y Chancleta.